Truth Is Important

Who Is God

Who Is Jesus

Peace With God

Reformation

21st Century Reformation  Commentary

Encouragement



Past Features



 


 

 

Anthony Buzzard

 

Anthony Buzzard
Sitio web
:

restorationfellowship.org

 

Anthony Buzzard e-mail:


anthonybuzzard@

mindspring.com

 

 

Anthony Buzzard MultimediaSobre Anthony Buzzard
PDF

 

¿QUIÉN ES JESÚS? (página 5)

Por Anthony F. Buzzard M.A. (Oxon)

   <Anterior  Siguiente


Gloria Antes Que Abraham 

Jesús  halla su propia historia escrita en las Escrituras Hebreas (Lucas 24:27). El rol del Mesías estaba claramente esbozado allí. Nada en el registro divino ha sugerido que el monoteísmo del Antiguo Testamento sería radicalmente interrumpido por la aparición del Mesías. Un montón de evidencia apoyará la proposición de que los apóstoles nunca por un momento cuestionaron la absoluta singularidad  o unicidad de Dios, o que la aparición de Jesús creó algún problema teorético acerca del monoteísmo. Es por lo tanto destructor de la unidad de la Biblia el sugerir que en uno o dos textos en Juan, Jesús trastocó su propia declaración de fe de que el Padre era “el único Dios verdadero” (17:3), o que él se transportó lejos fuera de la categoría de un ser humano hablando de una existencia consciente desde la eternidad. Desde luego que su oración por la gloria que tuvo antes que comenzara el mundo (17:5) puede fácilmente ser entendida como un deseo por la gloria que ha sido preparada para él en el plan del Padre. La gloria que Jesús deseó para los discípulos ha sido también “dada” (Juan 17:22), pero ellos aún no la han recibido.[7]

Era típico en el pensamiento Judío que cualquier cosa de suprema importancia en el propósito de Dios---Moisés, la ley, arrepentimiento, el Reino de Dios, y el Mesías---hayan “existido” con Dios desde la eternidad. En esta veta Juan puede hablar de la crucifixión como habiendo “ocurrido” antes de la fundación del mundo (Apocalipsis 13:8). Pedro, escribiendo tarde en el primer siglo, aún conoce de la “preexistencia” de Jesús sólo como una existencia en el preconocimiento de Dios (1 Pedro 1:20). Sus sermones en los primeros capítulos de los Hechos reflejan exactamente la misma opinión.

Pero. ¿Qué del texto favorito probatorio en Juan 8:58 de que Jesús existió antes que Abraham?¿Acaso Jesús después de todo confunde todo diciendo por un lado que el Padre sólo es el único Dios verdadero” (17:3, 5:44)- y que él mismo no es Dios, sino el Hijo de Dios (Juan 10:36)-y por otro lado que él, Jesús, es también un ser no creado?¿Acaso él define su rango dentro de las categorías reconocibles del Antiguo Testamento (Juan 10:36; Salmo 82:6; 2:7) sólo para plantear un acertijo insoluble diciendo que él ha estado vivo antes del nacimiento de Abraham?¿Es acaso el problema Trinitario el que debe erigirse debido a un simple texto de Juan?

¿No sería más sabio leer Juan 8:58 a la luz de la declaración posterior de Jesús en 10:36, y en el resto de la Escritura?

En la atmósfera completamente Judía que penetra el Evangelio de Juan es muy natural pensar que Jesús hablara en términos que fueron corrientes entre aquellos entrenados en la tradición Rabínica. En un contexto Judío, el sostener “preexistencia” no significa que uno está afirmando ser una criatura increada! No obstante, sí implica que uno tiene significación absoluta en el plan divino. Jesús es verdaderamente la razón central para la creación. Pero la singular actividad creativa de Dios y su plan para la salvación no fueron manifestados en un único ser creado, el Hijo, hasta que Jesús nació. La persona de Jesús se originó cuando la propia expresión de Dios tomó forma en un ser humano (Juan 1:14).[8]

Es un hecho bien reconocido que las conversaciones entre Jesús y los Judíos fueron frecuentemente antagónicas. En Juan 8:57 Jesús de hecho no dijo, como los Judíos parecieron entender, que él había visto a Abraham, sino que Abraham se regocijó de ver el día del Señor (v.56). El Patriarca estaba esperando levantarse en la resurrección en el último día (Juan 11:24; Mateo 8:11) y tomar parte en el Reino Mesiánico. Jesús estaba afirmando su superioridad sobre Abraham, pero, ¿en qué sentido?

Como el “Cordero de Dios” él había sido “crucificado antes de la fundación del mundo” (Apocalipsis 13:8; 1 Pedro 1:20)-no, por supuesto, literalmente, pero en el plan de Dios. De esta manera también Jesús ‘era’ antes que Abraham. Así Abraham pudo mirar adelante hacia la venida del Mesías y su Reino. El Mesías y el Reino entonces ‘preexistieron’ en el sentido que ellos fueron vistos por Abraham a través de los ojos de la fe.[9]

La expresión ‘yo soy’ en Juan 8:58 positivamente no significa ‘yo soy Dios’. No es, como frecuentemente se ha alegado, el nombre divino de Éxodo 3:14, donde Jehová declaró: “Yo soy el que soy (el único auto existente---‘ego eimi o ohn’).  En ninguna parte Jesús pretendió ese título. La correcta traducción  de ‘ego eimi’ en Juan 8:58 es ‘Yo soy él’, p.e., el prometido Mesías (Cristo)(cp. La misma expresión es en Juan 4:26, “Yo soy (el Mesías), el que habla contigo”.).[10] Antes que naciera Abraham Jesús fue ‘preconocido’ (cp. 1 Pedro 1:20). Jesús hace acá la estupenda reclamación de la absoluta trascendencia en el propósito de Dios.

El Logos en Juan 1:1      

No hay otra razón, que la fuerza del hábito, para entender que la “Palabra” en Juan 1:1 significa una segunda persona divina, antes del nacimiento de Jesús.[11] Una personificación similar de la sabiduría en Proverbios 8:22,30 y Lucas 11:49 no significa que “ella” es una segunda persona. No hay una forma posible de acomodar una “segunda persona divina” en la deidad revelada como Juan y Jesús la entendieron. El Padre permanece, como siempre ha sido, “el único Dios verdadero” (17:3) “el que solo es Dios (5:44). Leyendo el término “Logos” (“Palabra”) en una perspectiva del Antiguo Testamento entenderemos que es la actividad de Dios en la creación, su orden dador de vida por medio del cual todas las cosas vinieron a existir (Salmo 33:6-12). La Palabra de Dios es el poder por el cual Sus propósitos adelantan (Isaías 55:11). Si nosotros la tomamos prestado de otra parte en el Nuevo Testamento deberemos igualar la Palabra con el mensaje creador de salvación, el evangelio. Este es el significado a lo largo del Nuevo Testamento (Mateo 13:19; Gálatas 6:6, etc ).

Es este complejo de ideas el que va a formar el significado del Logos, la “Palabra”. Por medio de él (Logos) todas las cosas fueron hechas, y nada fue hecho sin él” (Juan 1:3). En Juan 1:14 la palabra se materializa en un ser humano real teniendo un origen divino en su concepción sobrenatural. Desde este momento, en “el cumplimiento del tiempo” (Gálatas 4:4)[12], el único Dios se expresa a sí  mismo en una nueva creación, la imagen de la creación original en Adán. La concepción y el nacimiento de Jesús marcan una nueva fase sin precedente del propósito de Dios en la historia. Como el segundo Adán, Jesús arma la escena para el programa completo de la salvación. El abre el camino a la inmortalidad. En él el propósito de Dios es finalmente revelado en un ser humano (Hebreos 1:1). Todo esto no significa, sin embargo, que Jesús renunció a una vida por otra. Eso hubiera perturbado seriamente el paralelo con Adán quien fue también “Hijo de Dios” por la creación directa (Lucas 3:38). También estropearía el monoteísmo puro revelado a todo lo largo de las Escrituras las cuales “no pueden ser quebrantadas” (Juan 10:35). Antes, Dios comienza a hablarnos en el primer siglo D.C. en un Nuevo Hijo, su última Palabra al mundo (Hebreos 1:1). Es la noción de un Hijo eternamente existente la que desbarata tan violentamente el esquema bíblico, desafiando el monoteísmo y amenazando la humanidad real de Jesús (1 Juan 4:2; 2 Juan 7).



     
 __________________________    

[7]- En algunos escritos Judíos la preexistencia es atribuida al esperado Mesías, pero sólo en común con otras cosas venerables y personas, tal como el Tabernáculo, la ley, la Ciudad de Jerusalén, el mismo dador de la ley Moisés, el pueblo de Israel (Ottley, Doctrina de la encarnación, p.59.

[8]- Compare G.B Caird, El Desarrollo de la doctrina de Cristo en el Nuevo Testamento, p.79: “Los Judíos habían creído sólo en la PRE-existencia de una personificación; La Sabiduría era una personificación, también de un atributo divino o de un propósito Divino, pero nunca una persona. Ni el cuarto Evangelio ni Hebreos jamás hablan de una palabra eterna o de la sabiduría de Dios en términos que nos obligan a considerarla como persona.”

[9]- Así H.H.Wendt, D.D., comentando sobre Juan 8:58, dice: “La vida temprana de Jesús fue predeterminada y preconocida por Dios antes del tiempo de Abraham” (La Enseñanza de Jesús, Vol.II, p.176).

[10]-Compare a Edwin Freed en JTS, 33, 1982,p.163: “En Juan 8:24 ‘ego eimi’(‘Yo soy’) debe ser entendido como una referencia al Mesianismo de Jesús.... ‘Si ustedes no creen que yo soy él, moriréis en vuestros pecados.’”

[11]-Vea la nota al pié N.8.

[12]-Compare a James Dunn, Cristología en vías de Formación, p.243, discutiendo sobre Juan 1:1-14. “La conclusión que parece emerger de nuestro análisis... es aquella que sólo con el verso 14 podemos hablar de un Logos personal.....el punto es obscurecido por el hecho que tenemos que traducir el logos masculino como él’..pero si en vez de eso nosotros traducimos logos como “la expresión de Dios”., se tornaría más claro que el poema no intenta necesariamente que el logos en los versos 1-13 sea imaginado por nuestra parte como un ser personal divino.”

 

<Anterior  Siguiente

 





| Home | About 21st CR | Multimedia | Contributors | Spread the Word | Contact Us | Truth Is Important | Who is God | Who is Jesus |

| Peace with God | Reformation | 21st CR Commentary | Encouragement | Past Features | Permissions | Privacy Policy | Site Map |

Copyright © 2010 21st Century Reformation. All rights reserved.

Website and Design by " Sharon"