Truth Is Important

Who Is God

Who Is Jesus

Peace With God

Reformation

21st Century Reformation  Commentary

Encouragement



Past Features



 


 

 

Anthony Buzzard

 

Anthony Buzzard
Sitio web
:

restorationfellowship.org

 

Anthony Buzzard e-mail:


anthonybuzzard@

mindspring.com

 



Anthony Buzzard MultimediaSobre Anthony Buzzard
PDF

 

¿QUIÉN ES JESÚS? (página 4)

Por Anthony F. Buzzard M.A. (Oxon)

   

<Anterior  Siguiente


Jesús No Pretendió Ser Dios

En el evangelio de Juan la identidad de Jesús es un tema fundamental. Juan escribió, como nos dice él, con un propósito principal: convencer a sus lectores que Jesús es “el Mesías”, el Hijo de Dios” (20:31). De acuerdo a Juan, Jesús distinguió cuidadosamente su persona con la del Padre quien es “el único Dios verdadero” (17:3; cp. 5:44, 6:27). Si estamos por buscar en el registro de Juan una prueba de que Jesús es Dios “co-igual”, en el sentido trinitario, estaremos descubriendo algo que Juan no se propuso, y en vista de su herencia Judía, no lo hubiera comprendido!

Por otra parte, tendríamos que admitir que Juan introduce una marcada nueva figura Mesiánica  que contradice el Antiguo Testamento y depone la propia insistencia de Juan (y Jesús) de que sólo el Padre es verdadero Dios (Juan 5:44, 17:3). Semejante notoria auto-contradicción es difícilmente probable.    

Ya es tiempo suficiente para que le permitamos a Jesús establecer el registro correctamente. En los informes de Mateo, Marcos, y Lucas se nos dice que explícitamente Jesús se suscribió al monoteísmo estricto del Antiguo Testamento (Marcos 12:32-34). Por lo tanto, ¿acaso él, de acuerdo a Juan, confunde el asunto afirmando ser Dios después de todo? La respuesta es dada claramente en Juan 10:34-36 donde Jesús definió su condición en términos de los representantes humanos de Dios en el Antiguo Testamento. Jesús dio este informe de sí mismo como explicación de lo que significa ser “uno con el Padre” (10:30). Es una unidad en función por la cual el Hijo representa perfectamente al Padre. Ese es exactamente el ideal del Antiguo Testamento de la filiación, el cual ha sido imperfectamente realizado en los gobernantes de Israel, pero encontrará su cumplimiento perfecto en el Mesías, el Rey escogido de Dios.

El argumento en Juan 10:29-38 es como sigue: Jesús comenzó por afirmar que él y el Padre eran “uno”. Fue una unidad de compañerismo y función la cual en otra ocasión él deseó  también para la relación de sus discípulos con él y el Padre (Juan 17:11,22). Los judíos entendieron que Jesús estaba pretendiendo la igualdad con Dios. Esto le dio una oportunidad  a Jesús para explicarse. Lo que él estaba realmente pretendiendo, así dice él, era ser “Hijo de Dios” (v.36), un reconocido sinónimo para Mesías. La pretensión para la filiación no fue irrazonable, sostuvo Jesús, en vista del hecho bien conocido que aun los representantes imperfectos de Dios han sido nombrados por él en el Antiguo Testamento como “dioses” (Salmo 82:6). Lejos de demostrar alguna pretensión para una eterna filiación, él compara su oficio y función con aquella de los jueces. Se consideró a sí mismo el representante de Dios por excelencia ya que él fue únicamente el Hijo de Dios, el único y solo Mesías sobrenaturalmente concebido, y el objeto de toda profecía del Antiguo Testamento. No hay absolutamente nada, sin embargo, en el registro de Jesús de sí mismo que interfiera con el monoteísmo del Antiguo Testamento o que requiera una  reescritura del texto sagrado en Deuteronomio 6:4. La propia comprensión de Jesús está estrictamente dentro de los límites impuestos por la revelación autoritativa de Dios en la Escritura. De otra manera su pretensión de ser el Mesías hubiera sido nula. Las Escrituras hubieran sido invalidadas.

El Lenguaje Judío de Juan

Puesto que Jesús expresamente negó que él era Dios en Juan 10:34-36, sería muy necio pensar que él se contradijo a sí mismo en otra parte. El Evangelio de Juan debería ser examinado con ciertos principios axiomáticos firmemente en mente. Jesús es distinto del “único Dios verdadero” (Juan 17:3). El Padre únicamente es Dios (5:44). Juan desea que sus lectores entiendan que todo lo que él escribe contribuye a la única gran verdad de que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios (20:31). Jesús mismo dice, como hemos visto, que el término “dios” puede ser usado para un ser humano que representa a Dios, pero ciertamente ello no implica que sea una “Deidad co-igual”. La propia auto designación de Jesús es claramente la de “Hijo de Dios” (Juan 19:36). En Juan 10:24,25 Jesús les dijo “claramente” que él era el Mesías, pero ellos no lo creyeron.

Jesús declara frecuentemente que él ha sido “enviado por Dios”. Lo que el lector promedio oye en esta frase no es del todo lo que Juan quiso significar. Juan el Bautista fue también “enviado por Dios”, lo que no significa que él preexistió a su nacimiento (Juan 1:6). Los profetas en general son “enviados” por Dios (Jueces 6:8; Miqueas 6:4), y los mismos discípulos han de ser “enviados” como fue “enviado” Jesús (Juan 17:18). “Viniendo del cielo” no requiere que signifique descender de una previa vida, más aún, que “la carne de Jesús que es el pan que descendió del cielo” bajó literalmente del cielo (Juan 6:50,51). Nicodemo reconoció que Jesús había “venido de Dios” (Juan 3:2), pero no pensó de él como preexistente. Ni tampoco el pueblo Judío cuando ellos hablaron del profeta “que había de venir al mundo” (Juan 6:14; cp. Deuteronomio 18:15-18), quisieron decir que él estaba vivo antes de su nacimiento. Santiago puede decir que “toda buena dádiva desciende de lo alto, del Padre de las luces” (Santiago 1:17). “Desciende del cielo” es la misma manera gráfica de Jesús y los Judíos de describir el origen divino, el cual ciertamente perteneció a Jesús a través de la virgen María.

Las declaraciones de “preexistencia” en Juan (Juan 3:13; 6:62) están conectadas con el Hijo del Hombre, que significa ‘ser humano’. Lo máximo que puede ser probado de estos versículos es que Jesús era un ser humano vivo en el cielo antes de que naciera en la tierra! Este tipo de explicación es innecesaria, sin embargo, una vez que notamos que Daniel vio al Hijo del Hombre 600 años antes en visión sentado a la diestra del Padre, es una posición que ganó Jesús, dice el Nuevo Testamento, por su resurrección y ascensión. Como Mesías, Jesús se vio a sí mismo en el rol de uno que sería después exaltado al cielo, pues éste, de acuerdo a la visión inspirada de Daniel, era el destino del Mesías anterior a su segunda venida en gloria. Jesús realmente preexiste a su futuro retorno a la tierra. Todo esto había sido visto por adelantado por Daniel antes del nacimiento del Mesías. Así Jesús esperó ascender a la diestra del Padre donde él había sido visto en visión como un ser humano exaltado-Hijo del Hombre (Juan 6.62). Decir que Jesús estaba en realidad en el trono de su Padre en el cielo como un ser humano antes de su nacimiento en Belén es mal entender a ambos Juan y Daniel. Jesús tuvo que nacer antes que pudiera tener lugar algo predicho sobre él en el Antiguo Testamento!

 

<Anterior  Siguiente

 





| Home | About 21st CR | Multimedia | Contributors | Spread the Word | Contact Us | Truth Is Important | Who is God | Who is Jesus |

| Peace with God | Reformation | 21st CR Commentary | Encouragement | Past Features | Permissions | Privacy Policy | Site Map |

Copyright © 2010 21st Century Reformation. All rights reserved.

Website and Design by " Sharon"