Truth Is Important

Who Is God

Who Is Jesus

Peace With God

Reformation

21st Century Reformation  Commentary

Encouragement



Past Features



 


 

 

Anthony Buzzard

 

Anthony Buzzard
Sitio web
:

restorationfellowship.org

 

Anthony Buzzard e-mail:


anthonybuzzard@

mindspring.com

 

 

 


Anthony Buzzard MultimediaSobre Anthony Buzzard
PDF

 

¿QUIÉN ES JESÚS? (página 10)

Por Anthony F. Buzzard M.A. (Oxon)

<Anterior  Siguiente

 

     Hay una necesidad urgente para los asistentes a la iglesia de que se involucren ellos mismos en la investigación personal de las Escrituras desencadenados por éste o aquél credo, que de tan buena gana ahora se han aceptado “por la fe”. Deberemos de ser lo suficientemente honestos para admitir que las opiniones mayoritarias no son automáticamente las correctas, y que la tradición, aceptada sin ninguna previa critica, puede haber ido lejos sepultando la fe original tal y como Jesús y los apóstoles la enseñaron. Puede ser que nosotros debiéramos de tomar seriamente la observación del canónigo H.L. Goudge cuando escribió sobre el desastre que aconteció “cuando las mentes Griegas y Romanas vinieron a dominar a la iglesia en lugar de la mente Hebrea.” Fue “un desastre en doctrina y práctica”, de acuerdo al canónigo Goudge “del cual la Iglesia nunca se  ha recuperado.” [25] La recuperación puede sólo comenzar cuando se tome la debida atención de la advertencia solemne de Juan de “que no hay tan grande falsedad como la negación del Mesianismo de Jesús (1 Juan 2:22).[26] Jesús debe ser proclamado como Mesías, con todo eso que el término altamente colorido significa en su marco bíblico.

Lo Que Los Eruditos Admiten

En un artículo sobre “Predicando a Cristo”(Diccionario de Cristo y los Apóstoles, Vol.II, p.394), James Danny dice: “Es ocioso decir que Jesús es el Cristo, si nosotros no sabemos quién o qué es Jesús. No tiene sentido decir que una persona desconocida está a la mano derecha de Dios, exaltada y soberana; los más fervorosos hombres creyeron que Dios les había dado un Príncipe y Salvador en esta exaltación, y tuvieron más ganas de saber todo lo que es posible de él.

Esta buena declaración es seguida por otra observación valiosa de que “no hay predicación de Cristo que no repose sobre la base en donde se apoyó la predicación de los apóstoles.” ¿Qué predicaron entonces Jesús y los apóstoles? “Una de las maneras en las que Jesús describió su absoluta importancia para la verdadera religión fue ésta: El se consideró a sí mismo como el Mesías. El rol Mesiánico era uno que podría ser cumplido por una sola persona, y él mismo era la persona en cuestión; él y no otro era el Cristo.” Todo esto es excelente, pero los pensamientos que siguen comienzan a revelar un disgusto acerca del Mesianismo de Cristo, a pesar de las protestas en contra. “Pero es el Cristo una concepción que nosotros en otra época hubiéramos podido usar para algún propósito? Únicamente---debe responderse--- si empleamos el término con mucha extensión”. James Denny parece no estar advertido que está a punto de socavar el Mesianismo bíblico de Jesús,  puesto que Jesús no puede ser separado de su oficio Mesiánico, para obscurecer su identidad. El continúa diciendo: “Es seguro que para aquellos que primero vinieron a creer en Jesús como el Cristo, el nombre fue mucho más categórico de que lo que es para nosotros; y tuvo una forma y color que ya no tiene más.” Pero esto debe implicar que hemos perdido de vista lo que significa creer que Jesús es el Mesías. Denny da la impresión de que estamos ahora en libertad de inventar nuestra propia idea del Mesianismo, desatendiendo la definición bíblica que se hace de él.

Fue, sin embargo, precisamente esta tendencia que trajo el desastre a la iglesia poco después de la muerte de los apóstoles. La iglesia comenzó a crear su propia concepción sobre el Mesías, y al hacerlo así perdió contacto con el Jesús de la Biblia. Denny dice que el término Mesías “tuvo expectativas conectadas con dicha palabra las cuales para nosotros ya perdieron su vitalidad que una vez tuvieron”. Exactamente; ¿pero, por qué han perdido su significado, sino es porque hemos cesado de creer lo que la Biblia nos dice acerca del Mesías? “En particular”, dice Denny, las asociaciones “escatológicas” [27] del término Mesías no tienen para nosotros la importancia que ellas tuvieron para los primeros creyentes. En la enseñanza de Jesús estas asociaciones se agruparon alrededor del título Hijo del Hombre...el cual es usado como sinónimo con el de Cristo...nada fue más característico del Cristianismo primitivo que la segunda venida de Jesús en el carácter de Cristo. Fue la verdadera esencia de lo que la iglesia primitiva quiso decir por esperanza...o nuestra perspectiva en el futuro es diferente que la de ellos.”

En qué autoridad es diferente ésta? Uno seguramente no puede poner a un lado uno de los rasgos más característicos del Cristianismo de la Biblia y continuar llamando la misma fe, lo restante.[28] Es esta partida sutil de la esperanza característica de la iglesia primitiva que debería señalarnos la diferencia riesgosa entre lo que llamamos cristianismo y lo que los apóstoles entendieron por ese nombre. No tiene sentido decir que somos Cristianos si hemos abandonado la característica esencial de la concepción del Nuevo Testamento sobre el Mesías en quien afirmamos creer.

Denny es sospechoso con razón de una tendencia entre los eruditos de “suponer tácitamente que es un error creer en Cristo como lo creyeron aquellos que primero predicaron de él. Semejante crítica hace su tarea de conformar la personalidad de Jesús exactamente como las nuestras y su conciencia exactamente como pueden ser las nuestras.” (énfasis mío)

 

___________________________

[25]-El llamado de los Judíos, en los ensayos coleccionados sobre el Judaísmo y Cristianismo.

[26]-Las cartas del Nuevo Testamento parafraseadas por J.W.C Wand, D.D

[27]-P.e., teniendo que hacer con los eventos que ocurrirán en el final de la edad.

[28]-De la misma manera las doctrinas Cristianas de Dios y el hombre y la salvación son: “completamente insostenibles sin la existencia de Satanás,”Michael Green, Yo creo en la Caída de Satanás, pub. Eerdman’s, 1981, p.20).


<Anterior  Siguiente

 





| Home | About 21st CR | Multimedia | Contributors | Spread the Word | Contact Us | Truth Is Important | Who is God | Who is Jesus |

| Peace with God | Reformation | 21st CR Commentary | Encouragement | Past Features | Permissions | Privacy Policy | Site Map |

Copyright © 2010 21st Century Reformation. All rights reserved.

Website and Design by " Sharon"